Desabilitar precarga

Efectos del HIIT sobre la composición corporal y la sensación de hambre

Efectos del HIIT sobre la composición corporal y la sensación de hambre

El entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT) ha mostrado una gran efectividad en la mejora del consumo máximo de oxígeno (VO2max). Sin embargo, los cambios obtenidos sobre la composición corporal no son tan claros. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Astorino y col, 2017; J Sports Med Phys Fitness 21-jun) cuyo objetivo fue examinar los cambios en la composición corporal y la restricción dietética en respuesta a 20 sesiones de HIIT. Participaron 30 hombres y mujeres de edad media de 22,5 años que fueron asignados aleatoriamente a uno de los tres grupos de entrenamiento HIIT realizado en cicloergómetro. Antes y después del periodo de entrenamiento se analizaron la composición corporal y la percepción de hambre, así como la restricción de alimentos. Los resultados no mostraron cambios en la composición corporal (%grasa valorado por bioimpedancia ó circunferencia de cintura) como respuesta al HIIT. Sin embargo, la suma de pliegues disminuyó con HIIT en mujeres, pero no en hombres. La sensación de hambre se redujo post-entrenamiento, pero esa respuesta no fue diferente a la del grupo control. Los autores sugieren que veinte sesiones de HIIT redujeron el % de grasa corporal valorado mediante pliegues en mujeres, pero no en hombres, pero no alteró la sensación de hambre.

Una de las razones que se esgrimen para seguir protocolos de ejercicio HIIT es su supuesta efectividad para perder grasa corporal. En mi opinión podemos cuestionar abiertamente esa asociación, como lo hacemos con el entrenamiento aeróbico continuo de intensidad moderada. La evidencia científica señala que el ejercicio aisladamente tiene escasa eficacia en la pérdida de grasa corporal, si no va acompañado de un plan de alimentación adecuado. Es un error pensar que el HIIT es más efectivo que el entrenamiento continuo de moderada intensidad para conseguir un descenso de la grasa corporal, porque depende de muchos factores asociados no solo al estilo de vida sino a las características propias de cada entrenamiento. Así, en realidad el 99% de las sesiones HIIT aplicados a personas con sobrepeso u obesidad no alcanzan los criterios mínimos de intensidad para ser considerado un verdadero HIIT.

Share: