Desabilitar precarga

Perfil: Higuita, el campeón nacional, es nuevo rey del Tour Colombia

Perfil: Higuita, el campeón nacional, es nuevo rey del Tour Colombia

Hace un año, Sergio Andrés Higuita Gómez buscaba un cupo en el ciclismo internacional. Ya había firmado con el equipo Education First (EF), pero debido a un préstamo hacía ‘prácticas’ en la Fundación Euskadi.

Allá, forrado en un uniforme anaranjado, este pequeño ciclista de 22 años se codeó con el veterano Alejandro Valverde en la Vuelta a la Comunidad Valenciana, en la que fue el mejor joven.

Días después fue segundo en la etapa reina de la Vuelta a Andalucía. Fue a Portugal, ganó una etapa en la Vuelta al Algarve y terminó de quinto en la general. Esos resultados le llamaron la atención al mánager del EF, Jonathan Vaughters, quien cogió su teléfono, llamó al Euskadi y les dio la orden de devolverle al colombiano en mayo.
Higuita, que ayer ganó el Tour Colombia, se estrenó en el World Tour con el segundo puesto en el Tour de California, detrás de una de las revelaciones del año pasado, Tadej Pogacar.

Fue cuarto en la Vuelta a Polonia, fue a la Vuelta a España y tras el retiro de Rigoberto Urán, el líder de la escuadra, se echó a cuestas la responsabilidad, ganó la etapa entre Colmenar Viejo y Becerril de la Sierra y acabó de 14 en la general.

En la prueba de ruta del Mundial Sub-23 terminó de cuarto, cerca del podio, de una medalla, lo que hubiera sido la noticia del año para él
. Hoy, Higuita es el mejor ciclista colombiano del arranque del 2020, pues eso no solo lo dice el triunfo del Tour Colombia, su etapa ganada en Santa Rosa de Viterbo, sino el título de la ruta en el Nacional de Ciclismo.

Se disputaba la última etapa de la Ronda de l’Isard 2016. La jornada, de 159 kilómetros, era montañosa. Ese tramo entre Eaunes y Saint-Girons era ideal para la victoria de un ciclista colombiano. Hernán Aguirre era el llamado para pelear el triunfo; por eso, el resto del equipo Manzana Postobón le trabajó.

Uno de ellos fue Sergio Andrés Higuita. El corredor, nuevo campeón nacional de ruta en el evento de Tunja, Boyacá, tuvo la misión de ayudarle a Aguirre. El DT, Luis F. Saldarriaga, le dio la orden de trabajar, de poner paso, y lo hizo.

Cuando cumplió su labor, Saldarriaga se lo encontró en la cola de los carros. Le dio la orden de perseguir, de llegar al lote. Tuvo tanta decisión y fuerza que el hijo de Leonardo Higuita y Marleny García llegó a la punta. Fue un día de lluvia, frío, vientos y mucha neblina, pero Sergio comenzó a bajar de la mejor manera, al lado del británico James Knox.

Los dos entraron a los dos kilómetros finales. Una moto que abría el camino los desvió.

Tomó un giro a la derecha, pero la meta quedaba a la izquierda. El Postobón reconoció la jornada días antes, pero la neblina les impidió a los escapados estar atentos a eso, ver con claridad la llegada. El saldo: Knox e Higuita perdieron la opción de ganar.

Cuando se dieron cuenta de su error se devolvieron, pero no fue posible. No les alcanzó la ventaja que traían para recuperar el camino y cedieron un minuto 40 segundos ante el ganador, Scott Davies. Aguirre quedó de segundo, y quinto en la general.

El joven pedalista no lo podía creer. Lamentó mucho ese desvío, esa falta de concentración, pero eso le sirvió para aprender.

Sergio, de 22 años y ciclista del equipo Education First (EF), el de Rigoberto Urán y Daniel Martínez, consiguió el año pasado la mejor victoria de su carrera deportiva, al llevarse el triunfo en la etapa 18 de la Vuelta a España.

Nació el primero de agosto de 1997 en la clínica de Las Américas de Medellín. Su pasión siempre ha sido la bicicleta. A los 2 años, sus padres le regalaron una moto de juguete, y la arrastraba por los pasillos de su casa del barrio Castilla, en Medellín. Después, el turno fue para un triciclo, y más tarde tuvo la primera bicicleta de ciclomontañismo, que le compró su padre con mucho sacrificio.

Cuando cursaba la primaria en el colegio San Judas Tadeo, la profesora de educación física les extendió una invitación a los alumnos. La idea era participar en la clásica de ciclismo que organizaba el diario El Mundo. Sergio levantó la mano. Le cayó como anillo al dedo, pues salía a montar bicicleta con su papá.

Llegó a la casa y le dijo a Marleny que lo inscribiera. Tenía solo 5 años. Ella le dijo que la recomendación era que fuera con Leonardo, y el niño lo convenció. Su mamá no podía ir porque pocos días antes había nacido Laura, la hermana de Sergio.

Eso fue tema de todos los años, hasta que el mayor de la familia cumplió los 14. Laura le siguió los pasos. Iban los dos a tomar parte en esa prueba. Ella también se enamoró del deporte. Hoy practica karate, pero jugó baloncesto y probó en el patinaje.

El anhelo de Sergio era ser ciclista. El bachillerato lo terminó en el colegio Sor Juana Inés de la Cruz. Pero no fue fácil. Poco apoyo recibió en ese claustro. De nada valían las cartas de permiso del club, mucho menos las peticiones personales de sus padres para que le dieran la oportunidad de entrenar, correr y estudiar al mismo tiempo.

Tomado de:

Share: